EL MEM CUMPLE CON LA REPATRIACIÓN Y RESGUARDO DE FUENTES HISTORIAS RADIOACTIVAS

En Guatemala desde la década de los años sesenta empezaron a ingresar al país diferentes tecnologías para tratamientos médicos, principalmente contra el cáncer. Estas tecnologías involucraban el uso de equipos que contienen fuentes radiactivas, que con el tiempo dejaban de ser efectivas y que sumado a la aparición de nuevas tecnologías, dejaron de utilizarse.  Estas fuentes radiactivas se denominan Fuentes Históricas, ya que las mismas se utilizaron en el país previo al establecimiento de una regulación nacional.

La Dirección General de Energía (DGE), como entidad competente del Ministerio de Energía y Minas (MEM), desde el año 1986, es la entidad responsable en el territorio nacional, de controlar, supervisar y fiscalizar todas las actividades relacionadas con el uso de las radiaciones ionizantes en los diferentes campos de aplicación, a fin de proteger la salud, los bienes y el ambiente de sus habitantes.

Considerando que las capacidades económicas del país son limitadas, y que el manejo de éste tipo de materiales hace necesario el apoyo de las capacidades nacionales en las internacionales, y el aprovechamiento del desarrollo tecnológico de los países aliados en este tema especializado, se lograron concluir la acciones previas que generaron la aprobación de los fondos correspondientes para proceder a la repatriación o reacondicionamiento de estas fuentes históricas que poseen las instalaciones del Instituto Nacional de Cancerología (INCAN) y del Centro Nacional de Desechos Radiactivos (CENDRA).

Para evitar dejar cargas a las generaciones futuras, fue necesario abordar la problemática nacional de la tenencia de éstas fuentes radiactivas, clasificadas de alta peligrosidad a nivel internacional, se ha trabajado en los últimos dos años en tomar las acciones  correspondientes con el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) y otras entidades técnicas que apoyan al país, como los laboratorios especializados del Departamento de Energía de los Estados Unidos de Norteamérica y derivado de este trabajo técnico en conjunto, se han recibido más de 4 misiones internacionales en sus diferentes etapas, desde el diagnóstico de la situación hasta el establecimiento de planes de acción.

Esto se ha logrado gracias al apoyo y trabajo en conjunto con el OIEA, órgano altamente especializado del Sistema de Naciones Unidas (que vela a nivel mundial por el uso pacífico de éste tipo de energía, en especial para el tratamiento y cura de enfermedades) a través de sus divisiones de seguridad tecnológica, seguridad nuclear y del Departamento de Energía de los Estados Unidos de Norteamérica, el pasado doce de octubre del 2017.

Este es un beneficio importante, ya que no se ha realizado una operación de esta naturaleza en Guatemala. Es preciso hacer ver la relevancia de contar con un marco regulador que se ha fortalecido durante los últimos años, ya que posee una ley en la materia, una política nacional de gestión de desechos radiactivos, un reglamento de gestión de desechos radiactivos y normas técnicas específicas, así como también es parte de las convenciones e instrumentos internacionales, que hacen que las entidades internacionales especializadas en el tema, encuentren en nuestro país, las condiciones técnico-legales necesarias para poder apoyar.

En Guatemala esta actividad es regulada desde el año 1,986, y reforzada desde el año 2014 con los reglamentos de Seguridad Física y de Gestión de Desechos Radiactivos, instrumentos complementarios a las medidas de Seguridad Tecnológica, establecidas con el objetivo de fortalecer un Sistema Integral Nacional de Protección y Seguridad Radiológica.

El Ministerio de Energía y Minas a través de la Dirección General de Energía liderado por su equipo de técnicos, ratifica su compromiso por seguir fortaleciendo las capacidades de sus colaboradores, y fomentar una cultura de la protección y seguridad radiológica para prevenir incidentes o accidentes en el país.

RR.PP-Unidad de Comunicación Social

Ministerio de Energía y Minas

Comentarios

Comentarios